De la pluma al altar De la pluma al altar Internet

De Editor del Cronista de México a Sacerdote

Escrito por  Padre Nacho el Jueves, 27 Octubre 2016 00:00

Interesante entrevista a José Sebastian Segura, nacido el 20 de enero de 1822; ya que después de haber servido a la Patria de todos los modos posibles: Ingeniero en Minas, ensayador de plata, editor del periódico el Cronista de México, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, diputado, esposo y padre de familia... fue ordenado sacerdote dos años después de enviudar de su amada esposa, a los 67 años de edad y ejerció el Ministerio en Chalchicomula, Puebla por un año, ya que fue llamado por Dios en 1889.

Viajar en el tiempo no me fue difícil, sino viajar en la mente y corazón de un hombre que fue en ascenso en su ciencia, en sus dotes con las letras, en ascenso con sus principios. El personaje al que me refiero, después de caminar devolviéndole a la sociedad lo que la vida le regaló: Ingeniero de Minas, ensayador de plata, hombre altamente instruido en ciencias y bellas artes, maestro en consejos éticos, periodista, diputado del Congreso; decidió dar un paso más acorde a sus principios: ser ordenado sacerdote después de enviudar.

41797019

Es una linda tarde del 23 de octubre de 1888, llegó a esta bella población de Chalchicomula de Sesma a la Parroquia de San Andrés donde vive el Sr. Presbítero Don José Sebastián Segura Montes.
Chalchicomula es un municipio del estado de Puebla. Localizado en el oriente y limita con el estado de Veracruz. Su cabecera municipal es Ciudad Serdán. El nombre del municipio es de origen náhuatl, y proviene de las palabras “chalchíhuitl” chalchihuite, xomulli que significa hondonada, hoyo, y “llan” = sufijo de localidad. Por lo tanto significa: En la hondonada o pozo de los chalchihuites.

 

 

 

PERIODISTA: Buenas tardes Padre Sebastián, gracias por aceptar esta entrevista y gracias por recibirnos en esta parroquia donde ahora colabora.
P. SEBASTIAN: Bienvenidos sean a este humilde hogar los que aman la verdad y el bien.


PERIODISTA: He viajado con tanto anhelo, y le confieso que al principio, sólo deseaba saber de su experiencia como editor de la Prensa, en esta época de un país independiente. Pero me dí cuenta que su persona, es un todo de muchas experiencias enriquecedoras, que parcializar su vida y su obra, sería injusto. Y para dar por iniciada esta entrevista quiero preguntarle: ¿Qué hace un hombre tan prestigiado, miembro de la recién fundada Real Academia Mexicana, en un lugar tan apartado y bello, pero lejos de sus antiguas andanzas y amigos?
P. SEBASTIAN: Justamente creo que he caminado lo suficiente y he decidido porque así lo siento, dedicar mis últimos alientos a servir a mi Jesucristo y su Iglesia. He puesto en Jesús mi última esperanza y sé que me tratará con misericordia. Creo que estoy al final de mi vida y lo menos es seguir caminando obediente por las sendas de Dios.

PERIODISTA: Sus expectativas y visión de Nación por las que luchó arduamente con la pluma, ¿podríamos decir que fueron estériles?
P. SEBASTIAN: Cuando mi hermano Vicente y yo decidimos fundar el primer periódico “El Ómnibus” en 1851, era una época de sueños, donde todos creíamos tener la razón; ¿Cuál debía ser la manera de gobernar? Al inicio de nuestras publicaciones nos llamó la atención el liberalismo, pero después optamos por la política conservadora y religiosa; ya que veíamos en el Liberalismo un hueco en la búsqueda del orden, la verdad y la justicia.
Con esto te quiero decir que mi paso por el periodismo fue una búsqueda de soluciones y no de problemas. A tal grado que cuando Manuel Lombardini, suspendió nuestra publicación, inmediatamente lanzamos con otro nombre nuestro periódico. Ahora se llamaría: “El Diario de Avisos”.
Por tal motivo no considero estéril nuestra lucha, ya que nuestro compromiso con el orden, la verdad y la justicia seguían.

PERIODISTA: Ahora que toca el tema del cambio de nombre de su periódico, ¿considera esta censura como un abuso a la libertad de expresión?
P. SEBASTIAN: Fue uno, quizá de los logros del Liberalismo plasmado en la Constitución de 1857, pero como muchas cosas, poco practicadas. Será una de las armas que tengan los gobiernos para callar o hacer hablar a los periodistas.
Ellos hablaban de libertad de expresión; y censuraban publicaciones, alentaron a otras. Polarizaron la crisis del país culpando a la Iglesia y a la vez iniciar una persecución. Ahora que soy eclesiástico, veo donde se quedaron esos bienes recogidos y tantos civiles que se enriquecieron en esa guerra civil.
A tal llegó la desfachatez de la sola teoría, que llegué a la conclusión de que ni el gobierno imperialista ni el liberal, habían dado a las clases menesterosas empleo. Por eso, vemos estos cuadros de miseria y mendicidad en los pueblos. Inclusive desde nuestro periódico El Cronista de México, denunciamos a ambos bandos, y les pedimos que cesara la Guerra.

bnah pieza 02 03b

PERIODISTA: Una vez establecidas las leyes de Reforma, ¿Cuál fue su respuesta en ese momento histórico?
P. SEBASTIAN: Junto con otros periódicos reprodujimos un manifiesto de que trabajaríamos para el sostenimiento, defensa y orden de la sociedad, la legalidad y el respeto a la Iglesia, al amparo de las Leyes de Reforma.
Pero tengo que ser fiel a la verdad, también aseguramos que desde 1860 presagiábamos una terrible catástrofe para México. El tiempo nos lo dirá.

PERIODISTA: Padre Sebastián, ya establecido el Nuevo Gobierno, Usted fue llamado a ocupar la V Silla de la Real Academia Mexicana. ¿Siendo de ideología distinta, aceptó trabajar con la nueva administración?
P. SEBASTIAN: Al paso de los años, he aprendido a no quedarme inerte, así como dejé las publicaciones de la prensa en mi viaje a Europa, así como dejé la Ingeniería por buscar nuevos horizontes; y ahora decidí ser sacerdote después de enviudar; con esa misma actitud decidí colaborar desde 1875, en la Real Academia Mexicana. Esta era una iniciativa tantas veces soñada. Al gobierno juarista no le quedó de otra.

PERIODISTA: La única manera para sostener un periódico en el futuro será a través de la publicidad de anuncios. ¿Sabía usted que usted y muchos de su época fueron pioneros en esta estrategia?
P. SEBASTIAN: Y lo digno acorde a mis convicciones, ojalá nunca se utilice la publicidad en exageración, ni que acabe con el buen gusto literario.

PERIODISTA: Ahora como sacerdote y protagonista de la historia del México independiente, ¿qué es lo que más le preocupa para el futuro del País? ¿Dónde ve los ápices de la catástrofe del país?
P. SEBASTIAN: Lo veo en la educación de las futuras generaciones. Con este liberalismo no está asegurado el bien, y se irá abriendo un hueco que al paso de las décadas será un abismo. Donde no está asegurada la moral y la virtud.


II. REFLEXIÓN
Ha sido fascinante este trabajo ahora. Me encontré con este personaje que me llamó poderosamente la atención. Cuando escucho la frase anónima de que la historia la escriben los vencedores, me llena de curiosidad conocer un poco más y quitarme esas incertidumbres. Hoy somos herederos de un sistema político que se fue fraguando desde la época independentista, desde aquellos tiempos se condenó totalmente todo lo que oliera a conservador, religión, valores, moral. No lo sé, pero qué cuantas puede dar un partido que ha estado más de 70 años en el poder; qué cuentas puede dar el liberalismo o neoliberalismo a esta nación tan golpeada, manoseada.
En fin, conocí a un hombre leal a sus principios, que dicho sea de paso, uno de los grandes derechos del hombre es la Libertad religiosa, a él le tocó vivir momentos difíciles, y conste que fue antes de morir que tomó los hábitos. Le tocó defender en muchas ocasiones a la Iglesia católica. Uno de sus periódicos se llamó “La Unidad católica”. Periódico religioso y literario, de noticias nacionales y extranjeras, de ciencias, variedades y anuncios. Argumentaba él que "El estandarte del catolicismo no es una enseña de división y odio, sino de unión y concordia". Ya que se mostraba mucho odio hacia la Iglesia.

Otra de sus hazañas fue vivir en carne propia la censura en las publicaciones. Ciertamente era una batalla de las plumas, pero quedó como constancia que El Cronista de México, fue el Periódico más vendido de su época, más de 8000 ejemplares. El Ómnibus, El diario de Avisos, El Cronista de México y la Unidad Católica, por todas esas publicaciones navegaron luchando por la Libertad de Expresión la Familia Segura. Hoy se reconoce que en gran parte, el éxito en las ventas de las publicaciones, dependió de la buena pluma del Padre Sebastián Segura.

No podemos echar por tierra los aportes de los que no figuran en la historia y hablar de todo lo que vivieron y sus sueños.

Del Padre José Sebastián Segura, se dicen muchas cosas positivas que me enorgullece escribir:
• “Hombre de singulares dotes filológicas", Menéndez y Pelayo.
• “Ha agregar a su corona de poeta lírico, el florón de autor dramático”, Manuel Gutierrez Nájera.

Por esta razón en lo muy personal me he atrevido a investigar y rendir un homenaje a un personaje importante de nuestra patria. Comparto una estrofa de sus poemas:
EL AMOR FRATERNAL.

¡Cuán bello y deleitoso
Es el vivir en fraternal dulzura!
Cual bálsamo precioso
que de la frente pura
De Aarón, desciende a su alba vestidura.
Cual de Hermón el rocío
Que de Sion alegra las colinas,
Do alza su señorío
La paz, serán continuas
Las bendiciones de Yahvé, divinas.

Pérez, H. (2002). Periódicos mexicanos durante la intervención francesa (1861-1864). 22 de octubre de 2016, de Biblioteca Nacional de Antropología e Historia Sitio web: http://www.bnah.inah.gob.mx/piezas/htme/bnah_pieza_02_03.html

K. Mapes. (1959). Ambición y coquetismo, de José Sebastián Segura. En Manuel Gutiérrez Nájera OBRAS I(130). México, D.F.: UNAM.

Redacción. (2015). Esbozo histórico de la Academia Mexicana de la Lengua. 22 de octubre de 2016, de Academia Mexicana de la Lengua, A. C Sitio web: http://www.academia.org.mx/Historia

Redacción. (2015). José Sebastián Segura Argüelles, 23 de octubre de 2016, de Academia Mexicana de la Lengua, http://www.academia.org.mx/Jose-Sebastian-Segura

Heméroteca digital nacional de México. (2015). El Ómnibus. 22 de octubre de 2016, de Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Sitio web: http://www.hndm.unam.mx/consulta/publicacion/verDescripcionDescarga/558ff9407d1e325230861562.pdf

Segura, M. (1884). Poesías de José Sebastián Segura. Puebla, México: Ilustración.

Valdés, O. (1975). Humanistas Mexicanos, José Sebastián Segura. 23 de octubre de 2016, de Universidad Virtual Alfonsina Sitio web: http://humanistas.org.mx/Segura.htm

Visto 449 veces

¿Quiénes Somos?

  • Cristo en Línea, es un grupo de laicas y laicos, religiosos, religiosas y sacerdotes que integran las distintas Diócesis, congregaciones y movimientos laicales.

    “Cristo en línea” estación de radio católica por internet donde se comunican “los valores evangélicos de manera positiva y propositiva” (cfr. Conclusiones de Aparecida N° 497).

Conectados

Hay 729 invitados y ningún miembro en línea

Cita

  • No salga de vuestra boca palabra desedificante, sino la que sirva para la necesaria edificación, comunicando la gracia a los oyentes.
    Ef 4, 29